Desde que en 1993 se declaró obligatoria la identificación de perros y gatos mediante un chip, en cualquier clínica veterinaria de Boadilla del Monte le pueden colocar uno a tu mascota. Se trata de un sistema electrónico de identificación de animales integrado en una cápsula de vidrio biocompatible del tamaño aproximado de un grano de arroz que contiene un pequeño emisor que, al aproximarle un lector especial, emite un código alfanumérico único para cada animal.

En una base de datos oficial, este código se corresponde con la ficha en la que se encuentran tus datos personales como tu nombre, tu domicilio y tu teléfono. La colocación del chip puede realizarse en una clínica veterinaria de Boadilla del Monte y debe hacerse en todos los perros y gatos en el plazo de tres meses desde su nacimiento o de un mes desde su adquisición. 

La identificación con chip tiene muchas ventajas. Si mantienes los datos actualizados, en caso de que tu fiel amigo se extravíe, tanto los veterinarios de toda la Comunidad de Madrid como las protectoras de animales o los agentes de la autoridad disponen de aparatos de lectura del chip y pueden acceder rápidamente a tus datos para avisarte de que lo han encontrado. Por eso es importante mantener siempre los datos actualizados y acordarte de cambiarlos en caso de un cambio de domicilio.

Igualmente, si te encuentras un animal perdido, puedes llevarlo a cualquier clínica veterinaria. Bastará con leer el chip y consultar en la base de datos la forma de localizar a sus dueños.

Todos los años, al vacunar a tu mascota de la rabia, en la Clínica Veterinaria Boavet comprobamos los datos de cada mascota leyendo los datos que proporciona el chip de identificación.